fbpx
Suscríbete a nuestra Newsletter
hola@anainas.com | +34 881 183 003
Bañar a tu bebé

Bañar a tu bebé: Los 5 tips más importantes.

Bañar a un bebé puede dar algo de reparo, sobre todo a familias primerizas. Hay muchos factores a tener en cuenta, y siempre queremos que nuestro bebé se sienta a gusto. Sigue leyendo, en este post te contamos cómo.

El baño de tus peques es mucho más que una parte de su rutina de limpieza; es un momento de conexión entre tu bebé y tú. Te contamos cómo conseguir la mejor de las experiencias.

El baño es, sin duda, uno de los momentos que la mayoría señalaríamos como uno de los más relajantes. También es un hábito que adquirimos en nuestra infancia, y aunque ahora nos guste mucho, seguro que más de una persona se acuerda perfectamente de no querer entrar en la bañera cuando era peque. En el blog de hoy, nos remontamos un poco atrás.

Si tus peques están en esta fase, tenemos buenas noticias: bañar a un bebé no tiene por qué ser complicado. Es más, puede que se convierta en una de vuestras rutinas preferidas, cuando tengas un poquito de práctica.

Como ya sabes, en anainas queremos acompañarte en estos momentos, así que hemos preparado esta pequeña guía para que des este paso con tu bebé.

¿Cuándo puedo comenzar a bañar a mi bebé?

Para realizar el primer baño de inmersión, es necesario esperar a que a tu bebé se le caiga el cordón umbilical. Esto suele suceder entre los diez días y las tres semanas de edad.

Hasta entonces, tendrás que bañarle cuidadosamente con una esponja, sin sumergirle en agua. Puedes ir parte por parte, manteniendo a tu peque bien a gusto dentro de una toalla calentita y solo sacando la parte del cuerpo que toque limpiar. Luego, sólo queda secar con suaves toques.

Si el cordón umbilical se mojara un poco accidentalmente, no pasa nada: secarlo suavemente con una toalla suave bastará.

Antes del baño: todo lo que tienes que saber

Si a tu bebé ya se le ha caído el cordón umbilical y ya se secó bien la cicatriz, por fin llegó el momento del baño.

Lo primero, como ya imaginarás, es tenerlo todo preparado. Ten todos los utensilios de baño de tu bebé a mano: esponjas, champú & gel, toallas suaves, crema hidratante ropita limpia, cepillo… Esto es muy importante, ya que teniéndolo todo cerca, la experiencia será más agradable y tranquila. Por no mencionar que dejar solos a las o los bebés en el baño es una de las cosas que NUNCA deben hacerse; ni siquiera unos segundos.

Además, es importante lavar la bañerita antes y después de cada baño. Así nos aseguramos de que el agua estará bien limpia al comenzar el baño, y evitaremos posibles problemas.

Los 5 tips más importantes para bañar a tu bebé.

Ahora que lo tenemos todo preparado, podemos pasar a preparar el baño. Estos son los cinco tips a seguir:

  • Prepara la bañera de tu bebé limpia con agua tibia, entre 34 y 37°C. Lo mejor es usar un termómetro, pero si no tienes, puedes utilizar el dorso de tu mano o la parte interna de la muñeca: el agua se debe sentir tibia, pero no quemar ni estar fría. También es conveniente regular la temperatura de la habitación donde realizaremos el baño para que no haga frío al salir; entre 22 y 25°C estará perfecto.

  • Es el momento de desnudar a tu bebé. Antes de pasar a la bañera, conviene limpiar bien la zona del pañal. Usaremos una esponja suave húmeda para esto, y luego puedes meter a tu peque en la bañera despacito.

  • Comenzaremos a lavarles desde arriba hacia abajo. Esto es, empezamos por la cabecita, y vamos trabajando hacia abajo con su esponja y su jabón especiales. No te olvides de hablar o incluso cantar suavemente; esto relajará a tu bebé y estrechará vuestros lazos.

  • Una vez hayamos terminado, es hora de salir del agua. El baño no debería durar más de cinco minutos cuando son muy peques. Tendremos preparada su toalla suave, y secaremos su piel muy cuidadosamente, a toquecitos.

  • Por último, y antes de poner la ropita, podemos realizar un suave masaje utilizando su crema hidratante, que protegerá su piel y prevendrá la sequedad y otras molestias. Una manera excelente de terminar el baño que no solo aporta ese contacto tan necesario entre bebé y mamá o papá, sino que también cuida de su piel más en profundidad.

Lo mejor para tu bebé

Ahora que ya conoces las claves para el baño de tu bebé, lo único que queda es asegurarse de que todos los elementos sean los adecuados para su piel, que es tan delicada.

Es importante que todo lo que utilicemos para sus cuidados debe ser específico de bebé, y más aún en el baño. Utilizando un producto cualquiera, nos arriesgamos a provocar irritaciones o molestias, lo cual hará su cuidado más complicado.

Y, entre todos esos productos, el jabón y la crema que utilizamos puede influir directamente en la salud de la piel de tu peque.

Por eso, en anainas, formulamos nuestro Gel & champú y nuestra Crema hidratante especialmente para esas pieles tan sensibles de la infancia, con productos naturales y de eficacia demostrada, y aptos para el uso de toda la familia. Además, en nuestro compromiso por crear un comercio más responsable y orgánico, solo producimos estos dos productos todoterreno: para todo tipo de pieles y apto para todas las edades.

Porque cuidar de nuestra familia puede ser sencillo.

Te invitamos a seguirnos en nuestros perfiles de Instagram, Facebook y Pinterest. Allí podrás encontrar inspiración y tips para cuidar tu piel y la de tus peques de la manera más natural, así como sugerencias, ideas y propuestas para una vida en familia más agradable, sencilla y justa para todos.

Y para mantenerte al tanto de todo, puedes apuntarte a nuestra newsletter. Además de enterarte de todas las novedades de anainas, recibirás nuestro e-book «Pieles en calma» de manera gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *